Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies. Para aceptar el uso de cookies haga clic aquí. Si no acepta que usemos cookies haga clic aquí.

Intolerancia genética Lactosa - Fructosa

Precio: 220 €

Plazo de entrega: 8 días laborables (de lunes a viernes)

 

Laboratorio Echevarne presenta un test capaz de detectar la intolerancia genética a la lactosa y a la fructosa. Esta prueba es adecuada para detectar una posible intolerancia primaria a la lactosa y/o la fructosa a edades tempranas, en cuanto un bebé empieza a ingerir diferentes tipos de alimentos. 

 

La actividad de la lactasa (la enzima que metaboliza la lactosa) disminuye con la edad, por lo que un 75% de la población adulta presenta intolerancia a la lactosa de origen primario o genético. Este tipo de intolerancia primaria suele darse a lo largo de la vida y tiene una causa genética. La personas con esta intolerancia van notando como la ingesta de leche les causa cada vez más síntomas.

 

La intolerancia hereditaria a la fructosa es una enfermedad metabólica causada por mutaciones en el gen Aldolasa B (ALDOB). Estas mutaciones provocan una acumulación de fructosa y una disminución de glucosa, indispensables para muchas funciones celulares. Cuando un bebé empieza a ingerir frutas, papillas o verduras, la sacarosa se degrada y libera fructosa y glucosa. Si la fructosa no puede ser metabolizada adecuadamente, empieza a acumularse en las células, causando los síntomas rápidos de intolerancia como vómitos, letargia o deshidratación.

 

Esta prueba de detección molecular extrae el ADN de una muestra de sangre y proporciona simultáneamente los resultados de intolerancia a lactosa y a fructosa. Existen otras pruebas, como el test del aliento, que detectan también las intolerancias de origen secundario (consecuencia de un mal funcionamiento intestinal), pero éstas ofrecen una sensibilidad y especificidad inferior, sobretodo en niños (entre un 5% y un 20% de margen de error).